"En la música de cámara se encuentra la esencia de la música” - Miguel Colom y el Dúo Del Valle


Miguel Colom es uno de los violinistas más destacados de Europa. Este exitoso músico madrileño ha sido ganador de diversos premios en Alemania, Italia, España y ha tocado con la Konzerthausorchestra Berlin, la Orquesta Sinfónica de RTVE, The World Orchestra, la Orquesta Sinfónica Freixenet, la Humboldt Universität Orchestra y otras grandes compañías. En agosto pasado, unió su talento con la magia musical de los hermanos Luis y Víctor Del Valle, el dueto de pianistas célebres en el mundo por su perfección sincronizada y armonía estructurada, en un concierto que hizo vibrar a la audiencia peruana de principio a fin. 

Los hermanos malagueños Del Valle, quienes no son gemelos ni mellizos aunque lo parezcan, tienen entre sus palmarés premios otorgados en Alemania, España, Estados Unidos y en un festival Centro  Europeo. El dueto ha tocado, además, con diversas orquestas desde Madrid a Helsinki. En la siguiente entrevista, este talentoso trío de músicos nos cuenta un poco más de su trayectoria y del espectáculo que une la armonía magistral de un violín Stefan-Peter Greiner con la fuerza de cuatro manos sobre un piano de cola.


¿Por qué escoger el violín y el piano para su formación musical?

Miguel Colom: Bueno, yo empecé a tocar violín a muy corta edad. Tenía 4 años y a esa edad tienes muy poca capacidad de elección. En mi caso mi madre es músico, y ella me llevó a tocar violín. Fue como si me anotara a clases de fútbol o a clases de tenis, pues esto era un juego más, y empecé de esa manera con el violín. Luego me fue gustando, le encontré cariño y desde entonces me he dedicado a ello. No fue elección mía, digamos, fue mi madre la que me impulsó.

Víctor Del Valle: Nosotros comenzamos a tocar piano por iniciativa de nuestros padres. Dicen que yo tocaba muy bien el tambor. Parte de nuestra familia viene de Sevilla, donde hay una tradición grande de bandas de cornetas y tambores y cuando los escuchaba en la calle era para mí muy llamativo. Mi abuelo me regaló un tambor y yo me ponía a tocar siempre, más adelante con cinco u ocho años, mis padres me plantearon a mí, que soy el mayor, la posibilidad de estudiar música, y en el pueblo donde vivíamos, en Vélez - Málaga, la facilidad de estudiar instrumentos se reducía a elegir entre guitarra y piano.

Luis Del Valle: Y guitarra tocaba todo el mundo.

Víctor Del Valle: Yo dije piano y así comenzamos, y mi hermano, como era el pequeño, siguió el paso.

Luis Del Valle: Mis padres descubrieron que él tenía esas aptitudes rítmicas cuando pequeño, produciendo ritmos muy difíciles, así que cuando fue mayor le ofrecieron la oportunidad. Lo mío fue un poco de inercia, si mi hermano mayor lo hace, pues yo también. Luego la casualidad hizo que poco a poco nos fuéramos dando cuenta de que a los dos nos gustaba, a los dos se nos daba bien, los dos tuvimos un talento parecido que nos llevó a tocar juntos y a dedicarnos profesionalmente a ello.


Luis, Víctor, tocar a dúo el piano es una disciplina musical complicada y compleja ¿Siempre tuvieron la idea de un dueto de piano? ¿Qué es lo más complicado de tocar un piano a cuatro manos?

Luis Del Valle: El hecho de tocar un mismo instrumento con un mismo timbre. El ataque del piano además tiene una respuesta muy rápida, por lo cual cualquier falta de precisión se escucha inmediatamente. Entonces se  necesita un trabajo detrás muy amplio de ensayo aparte de un análisis de la partitura muy profundo, tener muy claro cuál es tu idea musical, qué es lo que quieres producir, qué tipo de sonido, qué tipo de ataque, con qué agógica o con qué tiempo. Hay un proceso de trabajo muy grande, evidentemente la conexión entre hermanos siempre está ahí, nosotros nos llevamos muy bien, tenemos un background muy parecido.

Víctor Del Valle: Ha sido fundamental que conozcamos la misma música, que hayamos tratado con los mismos profesores. El bagaje musical que tenemos ambos es prácticamente el mismo, entonces a la hora de tocar juntos es fácil comunicarnos, es fácil saber lo que queremos. En el piano a cuatro manos estamos compartiendo un instrumento y estamos invadiendo el espacio, entonces es importante llevarse bien porque si no, no es posible.


Este año los tenemos en Lima gracias a la Sociedad Filarmónica del Perú. El espectáculo que hemos apreciado ha sido impresionante sobre todo porque cuando los vemos en vivo se nota mucha coordinación y empatía ¿Cómo así surgió la idea de tocar juntos? ¿Habían trabajado anteriormente juntos?

Luis Del Valle: Con Miguel es muy fácil coordinar y tener empatía, él es un magnifico violinista. Tiene un conocimiento de la música a un nivel intrínseco importante. También es cierto que tenemos un background parecido porque nos hemos educado en la misma escuela de música a nivel superior, el Reina Sofía, en Madrid, donde fuimos compañeros.

Miguel Colom: Para nosotros, en la música de cámara se encuentra la esencia de la música, toques de solista, toques con un trío, con un cuarteto, la idea de escucharse, de relacionarse, de querer formar algo juntos está muy interiorizada.

Víctor Del Valle: El discurso musical es un discurso vivo, estás tocando y estás contando algo a alguien y ese alguien está contigo en el escenario y puede responderte, por lo cual es mucho más rico, es mucho más vivo y eso se exporta al auditorio.

Miguel Colom: Es conectar evidentemente entre nosotros y luego hacia el público. Ya había trabajado antes con Víctor y con Luis, pero por separado. Esta es la primera vez que hacemos un formato de estas características y es en Lima y de hecho nos alegra escuchar que ha funcionado tan bien. 

Tú has trabajado además con otros pianistas a través de tu formación VibrArt...

Con Juan Pérez Floristán, quien además va a tocar en Lima este año. Él es uno de los pianistas con mayor proyección en España, acaba de ganar el Concurso Internacional de Santander, es el primer español en ganar ese premio ahí en más de 20 años, con lo cual está teniendo muchísimo éxito actualmente.

Fernando Arias, uno de los chelistas más importantes de España, también forma parte de VibrArt. Él se ha formado entre Madrid y Berlín y gran parte de su trayectoria la ha forjado en la música de cámara.


Hemos visto un programa bastante interesante y con un buen contraste de melodías. ¿Cómo fue el proceso de creación del repertorio?

Luis Del Valle: Sí, es verdad que para que el concierto funcione hay que diseñarlo muy bien para que vaya tomando un camino que vaya in crescendo hacia el final, pero que ya desde el principio agarre y sorprenda. Yo creo que en ese sentido supimos escoger muy bien la dirección del repertorio, aparte de que es muy variado, es un recital que cuenta con un dúo de piano donde el violinista puede tocar con uno de ellos o con otro o con los dos. La variedad también permitía el juego escénico, que es muy visual.

Miguel Colom: No es un programa que siga una línea monográfica, ya sea de un compositor, época o país. Se trata de obras muy distintas y, muchas veces, en la diversidad y contrastes se encuentra la unidad.


Víctor, Luis, ¿nos podrían contar acerca del CD Impulse?

Luis Del Valle: Impulse, nació después de 10 años de trabajo como dúo. Éramos bastante anti - CDs, en el sentido de no hacer CDs por hacer, siempre hemos concebido el hacer un CD como registrar algo que tú sientes que tenga preparación suficiente para que quede para la posteridad, no simplemente para presentar un producto. Entonces decidimos grabar este CD que pensamos muy atractivo porque combina obras a cuatro manos en un solo instrumento, que es un momento particularmente íntimo porque si te das cuenta no hay otro instrumento que pueda ser compartido. Las obras a dos pianos son espectaculares porque es como tener a una orquesta sinfónica en el escenario. Partiendo de la idea de ofrecer un retrato de lo que es para nosotros un dúo de piano escogimos obras de compositores que nos fascinan como Mozart, Ligeti, Ravel, Lutoslawski y Gershwin y quedamos muy satisfechos con el resultado.

Víctor Del Valle: Normalmente hacer un CD es estar varias horas en un estudio de grabación lo que es muy cansado y al final, buscando la perfección, queda un producto como enlatado, inerte. Sin embargo, nosotros estamos contentos porque la sensación que tenemos es la misma que al realizar un concierto en vivo.

Miguel Colom: Yo tengo que decir que lo he escuchado y es una pasada, así que todo el mundo a comprarlo!


Muchas gracias Miguel, Luis y Víctor


Comentarios

Entradas populares de este blog

Perfil: Emmanuel Macron

Entrevista a Yoani Sánchez

Orgullosas célebres