Lo que pasó en Siria


En los albores del 2011 la esperanza parecía haber llegado al Medio Oriente con las manifestaciones en diversos países de la zona en pro de mayor democracia y libertad. Por primera vez era el propio pueblo árabe el que salía a las calles a reclamar lo que hasta entonces Occidente creía, eran valores sólo comprendidos en su esfera.

Estas manifestaciones derivaron en lo impensable hasta ese entonces, la remodelación política de una región bañada en autoritarismos. La “primavera árabe” ha significado un antes y un después en la forma como vemos Medio Oriente. En menos de tres años, gobiernos de más de 3 décadas han caído. Si esto ha conllevado a una mayor y mejor representación, la respuesta viene con reservas tras lo ocurrido este año en Egipto.

Un caso particular es Siria, cuya historia está más próxima a las revueltas devenidas en guerra civil en Libia que al proceso de transición en Túnez. Bashar Al Assad, heredero familiar de una dictadura de 30 años, ha perseguido ferozmente las revueltas en su país iniciadas en el 2011, primero en las calles de Homs y luego en Aleppo, donde militares y mercenarios gubernamentales – Shabbiha - han llevado el terror casa por casa y han dejado a esas hermosas ciudades convertidas en escenarios lunares. El punto más álgido y sin retorno se ha dado en el centro de poder sirio, Damasco, donde los ataques entre el gobierno y la heterodoxa oposición compuesta por el Consejo Nacional Sirio y el Ejército Libre de Siria se han intensificado.

Con el recrudecimiento del conflicto, se alinearon también 2 frentes externos, uno liderado por Estados Unidos y sus aliados de la OTAN, quienes abiertamente han apoyado a los rebeldes y otro, el eje Rusia, China e Irán, éste último en sinergia con la milicia chiíta Hezbolá, a favor de Bashar Al Assad. Otros actores internacionales también se han pronunciado, la Liga Árabe ha separado a Siria de la organización, Turquía y la Unión Europea han condenado al gobierno sirio por las masacres contra civiles e Israel se mantiene cauto ante la posibilidad de verse atacado en una guerra en la que no tiene implicancia directa. La peor parte la ha llevado el vecino Líbano, donde el conflicto sirio parece haberse mudado entre libaneses que apoyan a los opositores y los partidarios del Hezbolá, con fuerte presencia en dicho país incluso a nivel parlamentario. Ya van 02 atentados que dan cuenta de cómo la fragmentación siria ha contagiado también a Beirut.

La guerra ha ocasionado más de 100,000 muertos, 4 millones de desplazados y más de 2 millones de refugiados, 3500 de los cuales son niños que han cruzado las fronteras sin sus padres. La primavera dio paso a la guerra civil convirtiendo este episodio en una de las catástrofes humanitarias más graves en 20 años.

El punto de inflexión se ha dado con el supuesto ataque químico perpetrado por el gobierno contra el barrio alepino de Jan Al Assal, dominado por la oposición. Éste ataque habría sido la línea que no debió cruzar Al Assad según las demandas de Estados Unidos, país que impulsa una intervención armada que ha tenido eco incluso en gobiernos alejados de su alineación política como la Francia de Hollande.

La ONU ha reportado que si hay pruebas de uso de armas químicas, específicamente gas sarín, en el barrio afectado, sin embargo no ha determinado quién pudo haber efectuado el ataque porque, en principio, su función era determinar solamente si hubo un ataque químico o no. Todo parece indicar que el gobierno de Al Assad habría estado implicado en este ataque tras las denuncias, formuladas tanto por EEUU como por Francia, basadas en la logística usada para el ataque propias del gobierno. La coyuntura bélica sin embargo, se ha visto menguada en las últimas semanas tras la propuesta rusa para que el gobierno sirio se comprometa a despojarse de su armamento químico, algo que ha aceptado Bashar Al Assad.

La crisis parece haber llegado ya a un punto sin retorno, por lo que es probable que en lo que queda del año el rostro de la región vuelva a cambiar, cabría esperar para Siria un escenario como el libio donde luego de la guerra civil una relativa calma ha acompañado la transición o, en el peor de los casos, la externalización de un conflicto que terminaría atrapando al mundo.


Miguel Angel Curo
Director - Periferia Noticias

Comentarios

Entradas populares de este blog

Museo del Cannabis - Montevideo

"La paz siempre será un derecho contra mayoritario"

"El feminismo inicial estaba fuertemente inspirado en ideas y valores liberales"