Del gas Mostaza al aplauso mundial

La noche del 28 de Agosto, se presentaron a las eliminatorias del programa "The X Factor", versión australiana, miles de jóvenes del país de los canguros con ansías de querer ser desde el próximo Steven Tyler hasta el nuevo Justin Bieber. Entre la multitud asomaba Emmanuel Kelly, un chico de ascendencia iraki, cuyo destino, en un principio muy duro, lo llevó a Sidney, la maravillosa ciudad australiana que todos quisiéramos conocer como si se tratase del punto más bello y alejado de la tierra.

Emmanuel Kelly casi no tuvo infancia. Cuando él empezaba a caminar por las calles de su ciudad, las hordas infames de Sadam Husseín, por entonces dictador irakí, acechaba su población por considerar que podían unirse al enemigo iraní con quienes estaban en guerra. Para dejar en claro que con los dictadores no valen ni murmuraciones de rebeldía, el tirano irakí ordenó lanzar gas mostaza, una potente arma de origen químico cuyas secuelas en las vías respiratorias y la piel son tan dolorosas que me es imposible describirlas sin herir susceptibilidades.

Emammuel tuvo que lidiar a diario desde su cuna, junto con su hermano, la violencia generada por 2 países que competían en barbarie y crueldad. La guerra entre Irán e Irak dejó un cruento saldo de casi un millón de muertos, entre ellos al parecer los padres de Emmanuel, quien terminó en un orfanato de Bagdad junto a su hermano hasta que el grupo humanitario "Children first foundation" llegó a este orfanato y le consiguió una familia adoptiva. Emmanuel y a su hermano, viajaron a Australia sin padres y sin brazos producto de las armas químicas lanzadas a su población. Desde su segura y cariñosa casa en Australia verían por televisión, años después, como su país se iluminaba en las noches con la lluvia de bombas desatadas por las 2 guerras de Sadam Hussein, esta vez con los Estados Unidos.

Alejado ya de la insanía bélica, Emmanuel creció en un ambiente menos hostil pero cargando para siempre con el recuerdo físico de aquellos años de guerra.

Cuando el programa "The X factor" de Simon Coweell, llegó a Australia, se preparó para la audición, y eso nos lleva al 29 de Agosto de este año, cuando hace su aparición frente a una ex Spice Girl y un ex Boyzone como jurado y los hace derramar más de una lágrima mientras el púbico aplaude de pie su talento acompañado de una historia tan visible como su loable actitud positiva frente al drama que le tocó vivir desde que era un pequeño irakí en medio de la batalla.

Aquí, el vídeo de aquella conmovedora noche en Australia:

By, Periferia - Noticias Internacionales - 2011

Comentarios

Entradas populares de este blog

"La paz siempre será un derecho contra mayoritario"

"El feminismo inicial estaba fuertemente inspirado en ideas y valores liberales"

Orgullosos célebres